mediacio

Intervención comunitaria i mediación

En el contexto actual, la participación ciudadana tiene una importancia estratégica. Ante las necesidades sociales que se multiplican (paro y exclusión social, medioambientales, de valores, convivenciales, etc), la existencia de un tejido social apretado, de una sociedad articulada, muy organizada, con iniciativa, supone una diferencia sustantiva y una condición fundamental para ganar el futuro. Hace falta una ciudadanía fuerte capaz de contribuir al esfuerzo colectivo, a la investigación y puesta en marcha de las respuestas adecuadas a los retos y problemas de nuestro tiempo.

Vivimos un momento histórico de profundos cambios sociales, en el que se hace más visible la obsolescencia de las viejas soluciones, el desajuste de las formas tradicionales de pensar y de hacer -que nos obligan a reinventar y construir una sociedad relacional basada en la participación activa y la cooperación entre todos los actores sociales, en un ejercicio de inteligencia colectiva.

La intervención comunitaria busca generar mejoras significativas en las condiciones de vida, en la capacidad de implicación social y en el fortalecimiento de la capacidad de convivencia y cohesión sociales. A través de intervenciones gestionadas colectivamente, y que a la vez afectan una amplia pluralidad de personas, impactando sobre las dinámicas sociales del territorio. Supone una identificación constructiva y positiva de la población con su entorno y su ciudad, una actitud consciente y activa en la mejora de la propia situación personal y colectiva. Los procesos de organización colectiva y las múltiples relaciones humanas no están, sin embargo, exentos de conflictos. El conflicto es connatural a las relaciones humanas, y sucede cuando existe una confrontación entre las necesidades de dos entes diferentes.

El conflicto es un síntoma de vida en cuanto al hecho de que es un elemento positivo para construir relaciones y en consecuencia puede ser una gran herramienta educativa.

Nuestro modelo integral de gestión de conflictos se enmarca en la concepción de la cultura de la paz, entendiéndola como “superación, reducción o evitación de todo tipo de violencias, físicas, culturales y estructurales, y en la capacidad para transformar los conflictos, para que, siempre que sea posible, acontezcan oportunidades creativas de encuentro, comunicación, cambio e intercambio”

La mediación, para VINCLE, es un proceso que tiene una mirada poliédrica, multidisciplinario y multidimensional, que pretende ayudar a gestionar mejor la resolución de conflictos. Aun así, existen diferentes formas de entender la resolución de conflictos y la mediación. Cada escuela, cada método, tienen su origen en modelos de resolución de conflictos diferentes, pero no excluyentes necesariamente. Trascendiendo a las diferentes formas de resolución de conflictos, la línea de VINCLE está más enfocada, por su dimensión socioeducativa, a una mediación narrativa y transformativa, que incorpora la reflexión, las diferentes formas de percibir el conflicto, más allá de una mera gestión resolutiva, más allá de unos acuerdos mínimos.Así acontece una oportunidad de cambio, de mejora y transformación, incidiendo sobre las causas que los provocan, y no sólo sobre las consecuencias.

Áreas de trabajo

Comunidades de vecinos/as de escalera.

Mediación local en diferentes ámbitos: escolar, familiar, asociativo, espacio público, vecinal y comunitario.

Programas de medidas reparadoras.

Espacio público y convivencia.

Interculturalidad.

Desarrollo comunitario.

Participación.

Formación en liderazgo comunitario.

Proyectos y servicios relevantes